06 febrero 2013

lo que no le perdono a los tiempos

I. pensaba acerca de qué es lo que menos le perdono a estos tiempos. sin duda, obligarnos a poner el foco en la realidad. lo que podríamos llamar el nuevo hiperrealismo. la hemorragia de gilipolladas que nos estamos perdiendo de decir, de leer, de pensar. ese tesoro perdido. eso era lo mejor de todo. deberíamos de turnarnos. no ir todos al primer palo.

II. otra es la pérdida de meta. no entiendo cómo no se dan cuenta de esto. la meta pone en marcha el motor. lo enciende. un allá hacia el que ir. llegar o no es secundario, pero ir...  la creatividad es crear, producir, más allá de lo que uno necesita para gratificar sus necesidades de supervivencia. ahora las necesidades lo ocupan todo y no dejan lugar para el Deseo, que es la clave de todo esto, la clave de la vida. demasiado hambre y demasiado poco hambre son enemigos del Deseo.

III. el amor a arda turan y el gran malentendido. la gente creerá, cuando ama y cuando odia, que el calor de los cuerpos emana de ese alguien. que empieza allí. que la cosa empieza allí, en los otros. mourinho no debería haber más que uno. pero hay más. pues no. el amor y el odio son de origen propio. nacen adentro nuestro pues nuestro es el manantial. los demás son destino y son señuelo (pero no origen, fuente). por eso duele tanto. por eso los antiguos desairados pedían de vuelta las cartas de amor, el rosario de la madre.  no querían los antiguos decir: "devuélveme este amor que siendo mío he puesto en ti, en ti que, ahora lo puedo ver, no lo mereces". los antiguos tampoco habían comprendido del todo puesto que no tenían nada que pedir. como pescadores fallidos solo habían de recoger su hilo. pero los señuelos, como las metas, son ilusiones necesarias para sacar al tigre de la ilusión a jugar un rato. alguno no se ha parado a pensar lo mentirosas y lo necesarias que son las ilusiones.

IV. they push and push because nobody stays firm. that is why it works. on #pushing.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada