04 enero 2015

algunas cosas



I.              el tatuaje del cholo. el antebrazo derecho. caracteres negros. cuatro líneas. tres hijos. una ex mujer. eso hace cuatro. letras orientales. la última columna no es en negro. la última es en rojo. va en rojo. trató, durante un tiempo, de no compartir el significado. de guardar el secreto. no pudo. claro. dice: “mi luz”. no aclara qué significa. a mí me suena a manantial, a agua del depósito de cuando cortan el agua. a oasis de tiempo difícil. a un extra de energía. a una reserva secreta. para los tiempos duros. también me suena a lost. ahí cuando la cosa viene de verdad jodida, bebe.
II.              lo hablaba con n. dividen la vuelta de torres, del niño. a un lado los románticos. al otro, los pragmáticos. no parecen darse cuenta de que los afectos son tan realidad como un golpeo de empeine. es un poco máquina de regreso al futuro porque los afectos del atleti, de su afición, percuten sobre torres. los afectos de torres influyen en el  equipo. el equipo influye a torres. torres influye a simeone. simeone a torres. es sacar fuerte al billar, todas las bolas chocan con todas las bolas y ahí está la energía. la luz. el agua. la vida. los afectos como energía. los afectos son la energía.

III.            luego está el complejo asunto del agujero en la identidad de los grupos que deja la marcha de ciertos líderes ultra carismáticos. steve jobs. guardiola. de esos. mourinho se va y deja estructuras intactas buenas y tierra quemada, suelo abrasado. pero no hay agujero en la identidad. la hierba crece. otra vez. pero el agujero negro en la identidad es complicado y oscuro. los que vienen detrás no es que no sean buenos, es que no tienen suelo donde pisar. pisan el agujero. el agujero en el núcleo de la identidad.
IV.      no lo dice, pero bebe. bebe, aquí y allá, pero no lo dice. calla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada