10 octubre 2015

lo que sí

I. había una diferencia. una grande. a mí nadie me había metido en el rectángulo. me había metido yo. no había padre que culpar. la otra era que yo sigo ahí. metido. con mi dragón.

II. pero era más lo que nos unía. los dolores. los dolores sobre todo. los dolores más que nada. y ese pensar. ese pensar dentro de la cabeza. eso nos unía.

III. el rectángulo como casa, los dolores intensos, ese pensar adentro de la cabeza, la conciencia lúcida. y el dragón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada