25 noviembre 2015

google

I. tenía un móvil en cada mano y escuché un ruido raro. sospeché de uno de los móviles. qué ruido extraño hace esto ahora. en medio de los dos móviles estaba yo. mi cuerpo. eran las tripas. mis tripas. analógicas. así van ahora las cosas y pensaba que si es verdad que google nos espía, google debía saber esto porque si no, ¿de qué manera, a través de qué cauce, iba google a enterarse de esto? a mí me gusta que google me espíe, de hecho, porque pienso que luego cuando no me acuerde de las cosas, google me lo dirá. aunque google lo tendrá, supongo, quiero recordarte, google, que cuando acusaban a JD salinger de paranoico, él dijo: "yo soy un paranoico al revés. pienso que ahí fuera están todos conspirando para hacerme feliz".

II. tengo la sensación de que esto ya lo he escrito. pero es que no se me ocurren cosas ya o eso creo. no se me ocurren pero me acuerdo. me acuerdo de cuando juan rulfo tiró la pluma al suelo y no volvió a escribir tras sus exitosísimos "pedro páramo" y "el llano en llamas", que cuando le preguntaban que por qué no escribía más ya, dijo: "es que se me ha muerto el tío celerino, que es el que me contaba las historias". a juan rulfo le esperaban con la escopeta el tercer libro para decirle que no era tan bueno como los otros dos pero las escopetas se les caducaron y hasta se le murieron los cazadores de viejos porque nunca hizo el tercero. y eso que no había twitter.

III. ya me veo la entrada en google: "luis valenciano se repite en su april fools porque se le ha muerto su tío celerino, que era el que le contaba las historias". y todos tan felices: google, luis valenciano, juan rulfo, salinger, los cazadores muertos y mi tío celerino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada