30 junio 2013

la crítica en twitter.

I. he escrito antes sobre ellos. pero diré más. en twitter ya está casi todo el mundo. ya es representativa la muestra. la actividad principal en twitter es la crítica (en grados, en un continuo desde la menor a la lapidación). la segunda actividad principal es hablar solo. al aire. la crítica predomina.

II. supongo que es difícil aceptar la idea de que somos todos más bien mediocres. poder decirse eso tranquilo a uno mismo. sin pánicos. poder posarse sobre la mancha de grasa en el suelo que es la imagen devaluada que uno tiene de sí mismo, como haría un pájaro. tranquilo. aquí no. estos no. estos cuando sienten el calor del asfalto bajo las patas, cuando se acercan al calor devaluado baten las alas y (creen que) salen de la zona sucia poniendo a otro en su lugar. al criticado. así, en su lógica, no muy compleja, ya saben, piensan: "si el sitio sucio está ocupado por otro yo ya no puedo estar en él. yo estoy en la zona del que critica. en el palco. como julio césar". ignorando que el principal perjudicado de una crítica es el crítico, no el criticado, como sucede con los teóricos de la conspiración.

III. pero la Intención secreta, inconsciente y oculta hasta a su propio conocimiento, es que el otro, el criticado, pare. que cese. que no escriba. que no tuitee. porque cada vez que lo hace o cada vez que simplemente "es", se le descarga en el teléfono una app llamada "espejo" que les devuelve la imagen de su propia mediocridad. de su no existir por fuera de la demolición, la destrucción o la crítica. y la pena es que tendrían algo que aportar. incluso ellos. tendrían algo bueno que aportar de no ser porque lo que le hacen a otros, martillear sus procesos creativos, vitales y espontáneos, se lo hacen también a ellos mismos. fractura conminuta de la nuez dentro del cráneo. aborto. reinicio del ciclo.

IV. el mejor homenaje, el mayor favor que le pueden dar aquellos que tienen el balance descompensado del lado de dar, de decir, de hacer, de escribir, es seguir. que gocen del modelo de alguien que no deja de ser, hacer, dar y decir ante la contemplación del gran martillo hostil, blandido con secretos fines inhibitorios. todo va de seguir. creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada