14 octubre 2011

la derrota. jack. repetirse. dietario voluble II.

I. era la historia de una derrota. de muchas derrotas. así que se nos ocurrió, era temprano, temprano por la mañana, no sólo aceptarlo, sino escribirlo. dejar testimonio escrito de la derrota. la derrota en un campo muy específico. el subtítulo: explorando los abismos. es un mundo en el que muchos fracasan pero todos lo tapan, lo niegan, miran para otro lado. nosotros ahora hemos decidido hacer de la necesidad virtud y no asustarnos ni avergonzarnos. nos sentamos al lado del camino y exploramos los abismos. vamos a contar nuestra derrota como nadie lo ha hecho antes. contar las llaves de judo que nos tiraron al suelo una y otra vez.

II. sabemos que jack tiene dos querencias muy marcadas. una, competir obstinadamente con figuras masculinas. ahí lo tienes cuando denuncia al padre y le retiran la licencia para ejercer. ahí lo tienes con sawyer toda la serie. lo tienes con locke aquí y allá. quiere ser el jefe de la manada de los machos y para eso ha de matar al padre. en síntesis, actitud muy competitiva con los hombres en el aquí y ahora de la serie.
la otra querencia es rescatar y reparar gente, ayudar heridos, salvar dañados. es una veta rescatadora. uno estaría tentado de decir que de una figura materna dañada. pero esto último es especular. odiamos especular. nos fijamos bien en lo que pasa ahora: uno, competir con hombres, dos, rescatar y reparar dañados. de eso que pasa ahora podemos tratar de inferir que pasó antes. atrás. en el pasado. en su infancia si quieres. pero no. ya no vamos a hacer eso. a partir de observar el presente, el aquí y ahora predecimos el futuro. porque el futuro es repetirse siempre. si algo (fuerte) no media, el automatismo es repetirse. ese algo fuerte que media ¿qué puede ser? ¿cómo dejar de repetirse?. ¿por qué las personas que dejan de repetirse -como aquella señal de francesa loca durante 16 años- dejan de repetirse? miremos a los que dejaron de repetirse y preguntémonos qué lo permitió. cuál fue el factor.

III. por mi instinto sabueso, me he encontrado en un lugar extraño la segunda parte de dietario voluble. ahí escondidito. ahora lo voy a disfrutar. dietario voluble II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada