31 mayo 2011

alemania y jack sephard

I. le hacían una entrevista en la radio a benito, que tiene un restaurante o un bar en hamburgo, y decía que los alemanes ya se sabe. el entrevistador no sabía lo que se sabe así que le ha preguntado: "los alemanes tiran la piedra y esconden la mano". "son así". los "son así" es como que son así de siempre. yo había escrito en el mundial que alemania era un país genéticamente incapacitado para el complejo de inferioridad pero claro, benito, sin él saberlo, me ha mostrado el mecanismo. coges la baraja. la baraja es tuya. la baraja eres tú. miras las cartas y las que no te gustan se las pones a españa. toma españa, tus cartas. luego miras tu baraja, ya sin la morralla. la miras y dices: mira, alemania. esto soy yo, esto somos nosotros. te lo crees. tu baraja es esta y así, y siempre ha sido ésta y así. así se construye alemania. así se construye lo idealizado. no sólo alemania, sino todo lo idealizado. ojalá pudiera compartir esto con benito.

II. me hablaba @osonando de stefan edberg a propósito de robert palmer, que era tan elegante que se murió joven y rubio en la impoluta suiza. me decía que fue la época de esplendor en la red. me gustó tanto la expresión que se la pedí prestada y me la regaló. jack sephard está claro que juega su partido con el padre, con su padre, que es lo mismo que decir contra su padre. en realidad contra un padre alemanizado. así que él mismo, jack, se alemaniza. tanto se juega el partido con el padre que las mujeres, el asunto con las mujeres, no es tanto disfrutarlas él, como que no las disfrute otro. porque luego cuando las tiene tampoco se le ve mucho el apetito por ellas, el impulso hacia ellas. no les busca la boca. jack.

III. no sé si debo ni sé si podré darme un año de ausencia del atleti. en este inmenso absurdo que se ha convertido ser de este equipo. además está la cuestión de con quién voy este año. no vas a estar un año sin ir con alguien. si el athletic ficha a frank entenderé que es una señal. @lolaschul y yo mismo ya lo propusimos hace meses. lo leeré como una señal. luego seguiré con los mismos once cabrones. a uno le gustaría decidir dónde pone el amor pero el amor se posa donde él quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada