06 octubre 2012

rondando el oceanicazo (II)

I. me dirijo de nuevo, ya de buena mañana, al mismo bar del hotel donde sirven ahora los desayunos. les digo que no, que muchas muchas gracias, pero que para nada pienso yo comer su bárbaro y pro obeso desayuno inglés, "yo no como de eso, señorita"y me sirvo un plato de fruta. les digo que la globalización ha sido un gran fracaso porque no ha conseguido que la sandía del barrio cool inglés sepa lo mismo que en el mediterráneo, a nada.

II. recuerdo que vengo a dar una conferencia sobre relaciones interpersonales a londres. que estoy aquí para eso.

III. salgo a la calle, consciente de que parece que debo arrastrar la irritación del viaje indeseado y un alegre chirimiri me hace sentir que estoy en realidad en bilbao y me dirijo de muy buen humor ahora a la sede del congreso, donde me esperan.

IV. en la conferencia les digo que estoy tan contento que les voy a decir algo que me reservo habitualmente para mis hijos y para mis amigos vascos pero que han tenido mucha suerte y se lo voy a decir, den las gracias al chirimiri: "que las relaciones interpersonales son como un videojuego de coches. que básicamente consisten en no estrellarse. que consisten en ser impecables desde el punto de vista formal, ser muy superficial y tratar de que hable siempre el otro. preguntarle al otro sobre su vida, sus cosas, no hablar de las propias y concentrarse en no cometer ningún error formal de educación, el equivalente a no chocarse con el coche en el videojuego. se trata de no herir nunca la sensibilidad de los demás, de no ofenderlos, esperar un poco y vendrá otro, el que no se sabe la norma y los ofenderá. si uno hace eso, y es fácil, pronto vendrá otro que no se sabe la regla y la cagará. dirá algo y la cagará y él será el enemigo y tú un español muy amable. que luego hay 4-5 amigos con los que uno sí puede hablar en profundo, ser uno y olvidarse de la regla, pero que son eso, cuatro o cinco. no más. que recuerden la norma.

V. al acabar, me invitan a comer, pero les digo: "caballeros, yo a ustedes no les conozco de nada y de sobra sé cómo se las gastan con las grasas y las sandías insípidas ustedes así que solo deseo olvidarme de ustedes y me voy. repito, me voy"

VI. me voy a comer con @unapezluna a la que desvirtualizo y pronto estamos en una conversación de amigos y profunda y cuento seis y lo paso la mar de bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada