29 septiembre 2012

ensayando el oceanicazo (II)

I. pedirle a la madre de aaron un lápiz vale, pero, ahora, conforme gasto éste, pedirle un sacapuntas a la madre de aaron parece francamente demasiado, incluso para mí, para un lunático como yo. soy tan lunático que no lo descarto. preguntarle si lleva un sacapuntas. es un bolso de esos de bebés, con cosas de bebés y mariquitas dudosísimas, mariquitas vaya-usted-realmente-a-saber. creo que no usará sacapuntas pero tampoco lápices del 2 y aquí lo tienes.

II. busco entre la tripulación, entre los viajeros, un john locke con la maleta llena de cuchillos ante la triste, tristísima y temprana, precocísima racanería de aaron. el único que no tiene pelo soy yo. nadie lleva ya pelo en la vida y de repente aquí todos con su mata de pelo en la cabeza. es increíble. va a ser muy difícil la realidad en la isla, con esta gente, esta gentuza tan insolidaria que lleva pelo en la cabeza y por tanto no lleva una colección de cuchillos con los que afilar mi lápiz prestado. ¿dónde se ha visto tanto pelo, joder, donde??

III. dice la azafata que perdonemos el retraso. que es por el mal tiempo y que contemos con una turbulencia segura al aterrizar. como si no hubiésemos visto lo que tenemos al lado. a mí el rollo éste modernillo de estrellarse, la isla y todo el asunto, con mi kate, con la cuñadita al lado hasta me apetecería pero así con estos peludos malintencionados como que no. así no.

IV. sólo en la fila 1 la azafata ha sonreído más que yo en 42 años. ella tiene la sonrisa y yo la edad del cholo simeone. ella pierde. ahora la hago detenerse. "he de enlazar hacia bilbao y no me causa sonrisa alguna perder el vuelo". pero ella no pierde (la sonrisa). "usted no pierde la sonrisa, le da igual mi contratiempo, pero sepa usted, que aquí donde me ve yo soy el cholo simeone y yo puedo perder los vuelos y ganar copas de europa. la dejo pensando esto, señorita: usted no pierde la sonrisa pero pierde la final".

V. me estalla la vejiga y eso me lleva hacia la cola del avión donde compruebo que no hay un mal calvo en todo el avión más que yo, pero que tal vez de saber yo planificar mejor las cosas debía llevar un maletín con cuchillos pero, total, lo hubiera perdido. es claro que necesito otro calvo, uno responsable, uno que se planifique y vaya sobrearmado a los aviones.

VI. al entrar al aseo, la perdedora de la azafata que tiene buen perder falso porque me sonríe, me dice que lleve cuidado, que hay turbulencias. "he visto la serie, señora, entera, no se moleste". hago una meada de ésas de aseo de peli de tarantino y dejo garabateado: "has perdido y lo sabes" y me vuelvo a sentar allí junto a aaron y los orientales pre-celosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada